Taller sobre redes sociales.

8 de abril de 2019

El pasado viernes 5 de abril, tuvo lugar a las 10 de la mañana en nuestra sede de Lodosa 5, una jornada sobre la influencia de las redes sociales en nuestros chavales.

Esta charla, fue impartida por Raquel Vinacua y Javier Labella, ambos técnicos de Alucinos y que trabajan con nuestros chicos en diferentes programas.

En principio, las redes sociales, como cualquier aplicación o actividad que se realice con moderación y como herramienta de información, no tiene porque considerarse como algo dañino y que puede crear serios problemas a los jóvenes. En realidad, el problema reside en varias facetas que es necesario reflexionar.

 La primera, es suma potencialidad. Es decir con un clic, puede pasar una información a cientos de personas, que a su vez se la pasan a otras, etc.. es decir el cometido de una red social. Pero claro, su contenido de esa información que se difunde en el ciberespacio es falsa, maligna   y   perjudica a una persona, puede originar daños, a veces irreparables y que hacen que las víctimas, que son jóvenes como ellos puedan llegar incluso al suicidio.

 

Las personas que hemos vivido antes de Internet, aunque esto parezca imposible a determinados jóvenes, en realidad también hemos tenido experiencia de presenciar como se han producido este tipo de ataques a adolescentes cuando estábamos es esa edad, con la diferencia que la potencialidad de que se pasase las mentiras o ataques de boca a boca, no era tan letal como con las redes sociales, donde se juega con información textual, imágenes y videos.

Otro punto de reflexión es la adicción que conlleva su uso a algunos jóvenes. En realidad, todo lo que tenga que ver con la facilidad de comunicarse es adictivo en mayor o menor grado. Desde las llamadas por teléfono, los chats, las redes sociales, etc.. puede ser tan adictivo como oír la radio o ver la televisión.

El problema es el mismo, solo que las herramientas han cambiados, ofreciendo más facilidad ahora que antes

 

¿Pero cuál es el problema real?

Se pueden enumerar bastantes y variados. El cambio de paradigma en los estudios de los jóvenes. Está claro que la exigencia en el estudio es bastante menor que hace 40 años. Además, se brindan más oportunidades a alumnos que antes era impensable. Si los estudios son accesibles para todos, habría que intentar responsabilizar a los padres y jóvenes de que no pueden seguir con esa despreocupación para su futuro y por supuesto tener un control sobre el acceso a todo lo que sea conectarse en tiempo y en sitios que debe ser responsabilidad de los padres o tutores, al menos hasta que cumplan la mayoría de edad.

Otro problema, pero en este caso afecta también a adultos, es la falta de otro tipo de actividades, bien física o intelectuales. No es normal que haya personas que estando bien física y mentalmente, no puedan vivir sin pasar delante de la televisión casi la mitad de su horario. Eso lo que dice es que esas personas no sienten ninguna motivación cultural, espiritual y ninguna curiosidad por la cantidad de cosas que ofrece la vida y que nos permite un crecimiento en conocimientos que es lo que realmente al hombre puede ayudarle a encontrar se más feliz.

Resumiendo, E el caso de los jóvenes hay que intentar hacerles ver todos los problemas que le pueden causar un mal uso de la gestión de sus comunicaciones, de la importancia de la pérdida de tiempo tan irreparable que están haciendo con sus vidas y los peligros que les acechan.

 

Claro está, esto no vale con que se diga un día, sino así como la sociedad ha conseguido concienciar a la población de la necesidad de una alimentación saludable para evitar mayores problemas, es necesario que esto se de en los colegios con la machaconería que han hecho con otros temas que desde mi punto de vista (es por supuesto personal) no tiene ni la mitad de importancia que este tipo de actividades.

Síguenos
instagram1.jpg
  • Facebook Clean
twuiter1.jpg