• Alucinos

El comedor social y colaborativo se reactiva en esta segunda etapa

Actualizado: 18 feb

viernes 11 de febrero de 2022


Este artículo es para anunciar que se reanuda la actividad del comedor social y colaborativo Arima Buba, uno de nuestros proyectos más emblemáticos, comenzando de nuevo su segunda andadura después del parón oblgatorio que hemos tenido drante estos dos años, con la misma esperanza e ilusión que desde el principio. Para una mejor comprensión, lo hemos dividido en:


Situación durante los dos años largos de pandemia que llevamos


Como todos saben los que siguen este blog y los boletines trimestrales, desde que empezó esta pesadilla en forma de pandemia, allá por el mes de marzo de 2020, y ante la ingente necesidad de los vecinos de nuestro barrio, San Fermín y otros limítrofes como Orcasitas, etc.. el proyecto que se venía desarrollando en Alucinos llamado ‘El comedor social y colaborativo’ fue el corpúsculo donde nació y se consolidó una fábrica de entrega de alimentos elaborados por personas de Alucinos como no se recuerda: la elaboración de comida caliente para toda esta gente que de pronto no tenían nada que comer. A esta gente, se les citaba, y en nuestras instalaciones de Taconera, recogían en tapers sus raciones de comida y cena para ellos y por supuestos para sus familias. Además, los viernes en los soportales de la calle Adora, y a través del mercadillo verde y solidario, estas familias accedían a alimentos frescos consistentes fundamentalmente en verduras y frutas para potenciar una alimentación más sana.




El número de familias que en los momentos más acuciantes se atendieron, ha sobrepasado las 200 familias que considerando 4 miembros por familia, ha supuesto alimentar a 800 personas /día, mas el reparto de frutas y verduras los viernes a un toptla de 100 familias, a través del mercadillo verde y solidario..


Este despliegue, fue posible fundamentalmente a 3 circunstancias: 1.- Rapidez y eficacia en la toma de decisiones y gestionar toda la recogida y elaboración de alimentos para los beneficiarios, 2.- el comportamiento ejemplar y solidario de todo el personal de Alucinos: trabajadores contratados y voluntarios que han echado tiempo sin regatear un solo segundo ni un esfuerzo .- 3 La ayuda prestada por la El banco de alimentos, que sin esta organización no hubiese podido hacer la iniciativa. .-4 La ayuda prestada por World Central Kitchen, ONG creada por José Andres en 2010 y dedicada al abastecimiento de comida en lugares de todo el mundo afectados por desastres naturales.




Jose Andrés visitió nuestras humildes cocinas y durante varios meses nos proporcionó menús para repartir entre nuestros usuarios Desde aquí nuestra más sincero agradecimiento a todos, los que han hecho posible esta iniciativa. Y por supuesto a todos los comerciantes de nuestra barrio, que aunque muchos tuvieron que echar el cierre, los que quedaron nos ayudaron y siguen ayudándonos. De nuevo Gracias


Nueva normalidad (en palabras del gobierno)


Realmente aún no sabemos nada de esta nueva normalidad. Lo único, es que parece que el Omicron está bajando la cifra de contagios como veremos a continuación (1) y, que gracias al enorme número de población vacunada, en general, sus síntomas son leves. Esto ha sido el detonante para que algunas precauciones que se tenían hasta ahora ya son papel mojado, pero recordad siempre el sentido común: vamos a no tirar por la ventana todo el esfuerzo y cuidado que hemos tenido durante tanto tiempo.


En esta situación, Alucinos ha decidido reactivar las funciones del comedor social y colaborativo Arima Buba. Este comedor, no se cerró nunca, (solo para comer allí), como consecuencia de los confinamientos, etc..


Ahora, que parece verse una luz leve después del túnel, se vuelve a reactivar y este viernes ya ha comenzado con unos 25 comensales que son personas cuyas caracteristicas de ajustan para las que se pensó el comedor:


Personas sin techo y personas sin hogar


La diferencia es clara: las primeras no tienen ni techo ni por tanto hogar. Se encuentran solas; no tienen donde estar, no solo para comer, sino para pasar el día; se encuentran apartadas de todo.


Las personas sin hogar, si bien si lo tienen de forma física, (tienen una casa), que en muchas ocasiones no reúne las mínimas características para ser una casa habitable, están tan solos como los primeros; no cuentan con nadie que les ayude, que hablen con ellos que les puedan sacar de esa indiferencia ante la vida, y obtener un gesto de acriño y una sonrisa.

En el comedor social Arima Buba, no encuentran solo la comida, por cierto, elaborada con esmero, y presentada perfectamente, no como suele ocurrir en estos sitios). También a personas que están dispuestos a ayudarles, tanto en gestiones administrativas como médicas, y además disponen de amplia experiencia en este sector tan margional y poco estudiado








Nuestra esperanza es llegar a estas personas y que se sientan menos solas y menos desgraciadas.


A continuación, podeis leer el artículo' Mesa y Mantel: sinhogarismo, comensalidad y educación social 'realizado por Emilio Alanis Gutierrez, cuando estuvo en nuestro comedor social Arima Buba, y que ha constituido el trabajo fnal de su grado en educador social.

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo