De baterías de cocina y más

24 de junio de 2020

 

Ayer recibimos una donación por parte de la ONG Amigos y Familias para Cobertura  Humanitaria, que ya han colaborado con nosotros enviando alimentos como podéis leer en este enlace, consistente en vajilla y útiles de cocina para nuestro comedor social.

Además de agradecerles de todo corazón su gesto, éste, ha sido el motivo de estas reflexiones en este momento que parece que le han bautizado como la nueva normalidad. Debo decir que personalmente el nombrecito me llena de inquietud.     

 

 

Hace ya días que terminó el estado de alerta en todas las comunidades autónomas, algunos han  regresado a sus domicilios, las tiendas han abierto, las cafeterías y terrazas también, conservando las normas de la nueva normalidad y en fin, todo parece indicar que las aguas vuelven a su cauce original, después de la devastación sanitaria que ha originado este bichejo llamado COVID19.

Durante estos tres meses ha habido mucho dolor y sufrimiento, empezando por todos aquellos que han muerto, de sus familiares que no han podido ni tal solo despedirse de ellos, de los  que han salido de la enfermedad, pero con secuelas, de todos aquellos que han cerrado su negocio y no lo pueden abrir de nuevo, de la perdida de trabajo, etc..  Además, para algunas personas, no sé muy bien el porcentaje, (en mi entorno ha habido varias), el daño psicológico que ha producido estos meses de confinamiento, y sobre todo, la angustia que en estas personas representa la inquietud y zozobra de saber, mejor dicho, de no saber, qué pasará en un futuro cercano.  Todo esto sin tener en cuenta a los media, solo relatando lo que hemos y estamos viviendo

No obstante, también conviene recordar que en las crisis es donde las personas sacan lo mejor y lo peor de ellas. Y como ya hemos dado unas pinceladas de las cosas malas que nos ha traído la COVID19, ahora vamos a contar también las cosas buenas que hemos vivido en nuestra Asociación.

Desde que empezó el confinamiento, hemos contado con un gran número de personas y entidades de una generosidad increíble.

 

Empecemos primero por las personas (si bien las entidades en realidad son las personas que las forman), pero me refiero a nivel  personal:

 

En primer lugar nuestros voluntarios, que han estado en primera línea de fuego, desde el principio hasta ahora mismo, repartiendo comida a todas las personas que acudían . Conviene incidir, que algunos de estos voluntarios,  han sido personas en estado de exclusión social severa, que han participado en nuestros proyectos y han reaccionado de esta forma tan fantástica: ayudando a los demás. Nos sentimos orgullosisimos de ellos

 

A los técnicos de Alucinos que han estado junto con los voluntarios,  desde el primer día,  colaborando con todas las familias, y a la vez realizando trabajos de gestión de todo esta ingente labor que  se ha venido realizando, además de atender al resto de proyectos.

A representantes de la Administración local, del distrito de Usera, al alcalde de Madrid que estuvieron con nosotros durante los peores momentos

A José Andrés, el famoso Chef, que tuvo la gentileza de venir a visitarnos y conocer nuestras  instalaciones. Gracias a su organización World Central Kitchen, pudimos donar durante los tres meses de hierro, raciones  para 300 familias diarias.

A muchas asociaciones de fruteros, pescaderos, panaderos, etc.. que también nos donaron comida para repartir entre nuestros beneficiarios.

Siguiendo con esas cosas de la tele, también habría que darles un aplauso largo, pero bien  largo. Es necesario destacar la ingente labor del Fundación Banco de Alimentos de Madrid, que nos sigue distribuyendo comida para nuestras familias.

A ONGs como Amigos y Familias para Cobertura Humanitaria, que  como hemos comentado al principio de la noticia, que hos han donado tanto alimentos como baterías de cocina para el comedor social 

 

Como podéis suponer,  también ha habido momentos muy gratificantes, el pensar que esta gente que hemos citado le importa la gente, que hace cosas para ayudar, independientemente de otro tipo de motivaciones. Eso da igual. Lo importante es que están cerca y podemos contar con ellos, mejor dicho, que la gente puede contar con ellos, que no están solos en medio de sus problemas importantes, y que entre todos, se irán solucionando.

Una vez más, hacemos público nuestro más sincero agradecimiento en nuestro nombre, pero sobre todo en el de las familias beneficiadas 

Gracias, Gracias, Gracias

 

 

Como final me gustaría recordar dos frases que creo que en ellas se condensan todo lo que he dicho:

En el medio de la dificultad yace la oportunidad’ de Albert Einstein, y otra de la escritora y poetisa Madeleine L’Engle  ‘Quizás primero debes conocer la oscuridad para que puedas apreciar la luz’

 

 

 

Síguenos
instagram1.jpg
  • Facebook Clean
twuiter1.jpg